viernes, 21 de junio de 2019

Albendiego y Somolinos



Albendiego

Traigo a colación esta localidad de casas de piedra y tejados de pizarra, más que por el reducido conjunto urbano o el contraste que ofrecen sus tierras rojizas, por la singularidad que constituye la ermita románica de Santa Coloma, declarada monumento histórico-artístico en 1965 y que bien merece una visita.

El templo es un extraordinario ejemplo de románico rural pero sin la iconografía característica de estos templos. La ermita se ubica en un lugar apartado del núcleo urbano, junto al cementerio de la localidad, rodeada de árboles y campos de cultivo, junto al joven río Bornova. Para llegar hasta ella, una vez alcances la localidad, debes tomar la primera calle a la izquierda que encuentres y después girar nuevamente a la izquierda. Una carretera muy estrecha nos conducirá hasta la ermita. De camino a ella nos encontraremos con varias cruces de piedra a nuestra derecha.


Cruces de piedra, camino de la ermita.

La construcción de la misma se presupone iniciada a finales del siglo XII o comienzos del XIII por parte de una pequeña comunidad de monjes canónigos de San Agustín que se asentaba en la zona. La finalización de las obras tiene lugar en el siglo XV, con importantes alteraciones sobre el proyecto inicial, puesto que se concluyó con una sola nave y el proyecto inicial era de tres.


Interior nave central
Interior nave lateral derecha


Portada del templo




Su portada, del siglo XVI es gótica, muy sencilla y austera, correspondiendo a su última etapa constructiva. Ésta se encuentra resguardada por un vano que presenta un arco carpanel con adornos vegetales (flores con cuatro pétalos) y motivos geométricos. El arco que rodea la portada se prolonga hasta el suelo con motivos vegetales en forma de hojas.





Ábside central
El elemento más destacado de la iglesia y que la hace única es su ábside. Éste está dividido en tres partes, la parte central es semicircular, mientras que las restantes son rectas. El ábside central se articula mediante cuatro haces de columnas triples, de mayor tamaño las centrales, que no se terminaron y remataron con capiteles. Entre los cuatro haces de columnas se abren tres altos ventanales con arquivoltas (arcos de medio punto en degradación) sustentadas por pequeñas columnas con capiteles vegetales. Sus vanos están ocupados por celosías de piedra con motivos mudéjares, de carácter geométrico, excepto el ventanal izquierdo que está incompleto por robo o destrucción. Estos ventanales son los que confieren una exclusividad única al templo.


Ventanal central del ábside central.
Ventanal derecho del ábside central.

Los ábsides laterales planos, presentan una ventana exclusiva cada uno con un arco ajimezado (partido por la mitad) pero sin columna central o parteluz, en el que se encuentra tallado el sello de Salomón. Éste a su vez se encuentra soportado por dos columnas con sus respectivos capiteles.

Arco ajimezado del ábside izquierdo.
Detalle del arco ajimezado.

Aunque la ermita fuese fundada y administrada por una comunidad de canónigos de San Agustín, se cree que la propiedad de la misma correspondía a la orden militar de San Juan debido a la estrella de ocho puntas que se ve tallada en una de las celosías del ábside. La orden de San Juan fue la heredera en Castilla de la orden del Temple fundada a comienzos del siglo XII en Jerusalén. Por lo tanto se cree que el templo de Santa Coloma fue una sede templaria como así atestiguan sus numerosos capiteles, cruces y grabados. En palabras de Antonio Herrera Casado, cronista provincial e historiador, sobre estos elementos decorativos del templo  "Durante mucho tiempo se pensó que eran expresiones de un cristianismo modelado por artífices y artistas mudéjares. Hoy se piensa, con mayor certeza, que todo ello fue planificado serenamente como un espacio de religión cristiana, ornado de elementos que nos hablan (que hablaban claramente a sus espectadores hace ocho siglos) de la esencia única de la Sabiduría: la unión de la Kábala judía,  la mística sufí y el anhelo cristiano de encontrar en un Dios, o detrás de él, la fuerza universal del Saber, el rigor del Número, el poder de la Geometría."
Angel Almazán de Gracia, estudioso del esoterismo medieval cree que los elementos singulares de Santa Coloma corresponden a dos talleres de canteros, uno cristiano y otro islámico. Cree que las celosías vendrían a encarnar toda una Mística de la Luz, de los Números y de la Geometría, que no sólo era patrimonio del esoterismo islámico  sino también, con sus matices propios o adaptaciones correspondientes, del esoterismo cristiano y judío”.
Todas estas construcciones geométricas buscan en suma unificar el universo con Dios su creador. Por ello según Palacios, un estudioso del sufismo andalusí indica que “De cada uno de los infinitos puntos de la primera circunferencia, que tiene a Dios como centro, engéndranse infinitas circunferencias nuevas, secantes de la primera; y, en proceso ilimitado, otras y otras van naciendo de aquéllas, ocultando, a medida que se multiplican, el punto central de su origen, que es Dios, pero manifestándolo a la vez bajo el símbolo circular, como reflejo de su primera epifanía”.

Somolinos

Esta localidad es un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza y el senderismo. Aquí podrás disfrutar de innumerables parajes y recorridos que te dejarán huella. Por otro lado, todo lo que vamos a visitar está declarado Monumento Natural.
El pueblo de Somolinos está ubicado en una zona estratégica de paso del sistema central, entre las provincias de Guadalajara y Segovia. Actualmente es un pueblo despoblado más, sin aparente futuro, aun a pesar de que hace algo más de un siglo contaba 300 habitantes. Lo que si tiene a mi juicio es un potencial turístico importante y muy poco explotado. El pueblo tuvo hasta hace no mucho un bar a pie de carretera, pero en la actualidad  no encontrarás ningún servicio de este tipo en la localidad. Lo que si tienes es posibilidad de alojarte en por lo menos una casa rural (Molingordo) ubicada en un paraje impresionante, al pie de una laguna y que dispone de varios apartamentos. Esta casa rural tiene su propia historia puesto que es una construcción del año 1550 que fue una fábrica de papel. Su emplazamiento estratégico tenía que ver con la fuerte pendiente que el río Bornova o Manadero realiza a sus pies(no hay unanimidad sobre el nombre del río a esta altura, por lo que en lo sucesivo me referíré a él por uno u otro nombre indistintamente). Ese desnivel fue aprovechado en primer lugar, para hacer funcionar un conjunto de martinetes que trituraban los trapos con los que se elaboraba el papel. Después se aprovechó la fuerza del agua para hacer girar el rodete de un molino harinero. Con posterioridad, ya en el siglo XIX, la misma fuerza motriz sirvió para impulsar los martillos y fuelles de la ferretería "Santa Teresa". Por último, en 1910 se instaló una turbina, que permitió convertir la fuerza del agua en luz artificial. Gracias a esto último se pudieron alumbrar los pueblos de la comarca, hasta el año 1968.

Te propongo realizar dos rutas de senderismo por este lugar. La primera consiste en una ruta circular de unos 10 km. de recorrido, de una dificultad media y que podrás completar en unas tres o cuatro horas:


Plano de la ruta 1


La ruta la iniciaremos partiendo del casco urbano de la localidad. Ascenderemos caminando por la carretera o mejor aún por una carretera paralela hasta la laguna, distante algo más de medio kilómetro. El entorno que nos rodea tanto en el valle del río Bornova, como en las laderas del mismo resulta seductor. Nada más pasar la casa rural de Molingordo vemos a nuestra izquierda unas grandes losas de piedra, casi titánicas, que nos permiten cruzar cómodamente el escaso caudal del río Bornova y nos dan acceso a una senda que va bordeando la laguna. La senda dispone de varios paneles informativos que nos permitirán descubrir las características geológicas de la laguna y  sus variadísimas fauna y flora. La mejor época del año para visitarla sería durante el otoño por el abanico de colores que presenta. La laguna es completamente natural y de origen tectónico (formada por el hundimiento del terreno). La calidad de sus frías aguas es alta, como atestigua la diversa fauna que la habita. La mayor parte de los aportes los recibe del río Bornova al que remansa y en menor medida de surgencias y precipitaciones recogidas de forma directa en la cuenca. La profundidad máxima de la misma no llega a los 10 o 12 metros, si bien, durante siglos sus aguas oscuras alimentaron la creencia popular de que la laguna carecía de fondo.



Laguna de Somolinos

Hacía el final de la senda que bordea la laguna nos encontramos con un merendero muy sugerente, construido con bloques de pizarra, con los cuales se han construido tanto los asientos, como las mesas. También se construyó una fuente que ahora no dispone de caño ni de agua. Junto al merendero aparece una construcción ya en ruinas y completamente tomada por la vegetación que se corresponde con los restos de un antiguo molino que aprovechaba el salto del río en este punto.


Merendero junto a la laguna.


Si continuamos por la senda confluiremos con la carretera que atraviesa la sierra (CM-110). Una vez en ella giramos a la derecha y avanzamos unos 50 metros hasta sobrepasar el cartel indicativo del manadero (nacimiento del río Bornova), distante 1 km, después proseguiremos por ahí. Nada más pasar la curva que gira a la derecha, nos desviaremos campo a través (Latitud:41º 15' 21.92" N, Longitud:3º 3' 56.93" W) en dirección norte hacia el barranco del portillo que se nos muestra imponente a nuestra izquierda. 
Son muchas las veces que he pasado por la carretera diciéndome que tengo que explorar este barranco. Bueno, por fin cumplí mi deseo y tengo que decir que no me ha decepcionado lo más mínimo. A medida que te vas acercando más, te vas sobrecogiendo por la magnitud de los farallones por los que te ves rodeado y a la vez que te quedas embelesado por la belleza del entorno. Por desgracia la maleza crece libre aquí y sobre todo las zarzas y los espinos limitarán tu movilidad. En especial recomiendo acceder al farallón rocoso de la derecha que presenta un gran voladizo de dimensiones catedralicias que en el pasado ha sido aprovechado como refugio ganadero. Aunque es posible superar este primer nivel del barranco por esta vía, yo no lo recomiendo, puesto que es muy arriesgado y solo apto para personas que practiquen deportes de riesgo. Después accederemos al segundo nivel de este barranco por otra vía más accesible.


Barranco del portillo

Barranco del portillo

Barranco del portillo, refugio ganadero

Barranco del portillo

Vista general del valle del Bornova desde el barranco del portillo

Barranco del portillo

Ahora desandamos el camino hecho y volvemos a la carretera girando a la derecha. En unos metros volvemos a encontrarnos la señal que dejamos pasar anteriormente y que nos conduce hasta el manadero y el alto del portillo. Ahora tomamos ese camino y enseguida volvemos a ver a nuestra derecha formaciones de piedra caliza espectaculares, como las que te aporto a continuación:


Formaciones rocosas, camino del manadero (Camello en reposo)
Formaciones rocosas, camino del manadero


Hacia la mitad del camino del manadero te encontrarás con una fuente donde saciar tu sed con un agua muy fría. 
A tu izquierda te acompaña una chopera muy densa y el río Bornova que dependiendo de la época del año puede  desbordarse de su cauce parcialmente en algún tramo. Cuando completes el kilómetro desde la carretera llegarás hasta el nacimiento del río Bornova. Ahí bruscamente surge el río a borbotones emergiendo desde las entrañas de todo el complejo kárstico en el que nos encontramos. El lugar se ve completado por un par de mesas de madera, muy sugerentes para dar cuenta de una buena merienda. De todas formas el lugar está muy alterado respecto a como era hace unos años. La carretera  ha sido sobre elevada respecto al trazado anterior y ha dejado profundamente hundido el nacimiento, restándole belleza e imprimiéndole oscuridad.
Junto al nacimiento tienes un panel descriptivo con el siguiente texto: "Éste río ha visto pasar a seres mitológicos, como la lamia de la laguna o numerosos molinos, ya derruidos. Ha presenciado luchas antológicas entre árabes y cristianos, entre lobos y mastines. Ha sido testigo del trasiego de trabajadores en las minas de plata. Ha observado a pescadores entre arboledas y sotos disfrutando de sus lances con las truchas. Sus aguas frías y claras se encajan en la pizarra formando profundos desfiladeros, por los que el Bornova pasa oculto, como un bandolero hasta ser remansado por el embalse de Alcorlo". De una buena parte de lo anterior puedo dar fe al haber descendido por sus aguas en piragua por la practica totalidad de su recorrido.


Manadero - Nacimiento del río Bornova o Manadero.



Frente al nacimiento se abre un desfiladero que nos conduce por una estrecha  senda hasta coronar el punto más alto, conocido como "Alto del portillo". La distancia hasta el mismo es de 2,5 km. y está señalizado. Tengo que advertir que hasta la mitad del recorrido la señalización y el marcado de la senda es bueno, más allá si no tienes unas referencias claras te perderás y no sabrás por donde continuar. Mi consejo es que continúes siempre recto, siguiendo la divisoria del valle por el que asciendes. 



Inicio del barranco del río Manadero


Barranco del río Manadero
Barranco del río Manadero

Barranco del río Manadero
Barranco del río Manadero

Yo no te propongo la vía de acceso señalizada en su totalidad, puesto que como ya he comentado, ésta se acaba perdiendo. Mi propuesta es que cuando completes 1 km. (cuando veas que el angosto barranco se abre) desde el nacimiento del río Bornova, te desvíes y asciendas por la ladera de tu derecha, siguiendo una suave pendiente. 


Hondonada por donde transcurre la senda de acceso al Alto del Portillo.

Una vez que hayas ascendido por la ladera deberás seguir por la meseta desviándote ligeramente a la izquierda hasta llegar a un antiguo tinado en ruinas (Latitud:41º 15' 45.81" N, Longitud:3º 3' 51.68" W). Desde aquí podemos acceder a la parte alta del barranco del portillo, para ello simplemente sigue el borde del barranco y un poco más adelante encontrarás un paso que te permite descender hasta la parte alta del mismo y observarlo desde abajo. Si lo haces, podrás volver a contemplar los numerosos farallones rocosos en los que suele haber buitres posados en sus aristas. También podrás ver en ruinas un refugio ganadero de los muchos que existen en la zona y que aprovechan las oquedades en desnivel de las rocas para beneficio de la construcción. Incluso podrás ver una pequeña cueva de dos ojos  de entrada que ha sido aprovechada como refugio por innumerables generaciones de pastores, con su techo ennegrecido por las sucesivas hogueras que se encendieron en la misma durante siglos.



Parte alta del barranco del portillo.

Refugio ganadero en la parte alta del barranco del portillo.

Pequeña cueva en la parte alta del barranco del portillo.

Una vez que hayamos visitado la parte alta del barranco del portillo, retomaremos nuestra ruta campo a través para alcanzar el punto más alto de la misma, conocido como "Alto del Portillo(Latitud:41º 15' 56.3" N, Longitud:3º 3' 38" W). Desde este punto ya empezaremos a retornar, tomando dirección sureste, buscando alcanzar el "Barranco del Tejo", y alcanzar con ello una pista forestal en las coordenadas (Latitud:41º 15' 38.21" N, Longitud:3º 2' 50.05" W) que nos conducirá por todo el valle del "Barranco del Tejohasta confluir con la carretera CM-110. Una vez en ella, sólo nos queda girar a la derecha y concluir nuestra ruta llegando hasta el casco urbano de Somolinos.

La segunda ruta que te propongo es más corta (8 km.) pero también muy interesante. Partiendo de Somolinos sería la que nos conduce hasta el emblema geológico conocido como "Piedra del Sombrero". Se trata de una roca a la que los distintos procesos erosivos le han conferido una forma muy singular, con apariencia de hongo o seta. Debo advertirte que la ruta que te propongo para llegar hasta la misma implica atravesar un vallado de alambre de espino.


Plano de la ruta 2


Partiendo del núcleo urbano volveríamos a repetir el camino que nos condujo hasta la laguna y desde ahí hasta el nacimiento del río Bornova. Desde ahí ascenderíamos por una pequeña senda hasta la carretera CM-110, ascendiendo por ella unos 600 metros hasta llegar a un entrante de camino que se abre a nuestra izquierda. También sería válido llegar hasta este punto con nuestro automóvil y aparcarlo aquí. Las coordenadas del punto de desvío son: (Latitud:41º 15' 23.57" N, Longitud:3º 4' 52.87" W). Ahora debemos seguir por la derecha por la antigua carretera unos 100 metros hasta llegar a una curva donde nos desviaremos 90º a la izquierda para seguir por una senda que asciende por la ladera derecha del valle. Nuestro ascenso al llegar al pinar se ve interrumpido por una cerca de alambre de espino que otros senderistas han ensanchado al pasar. Cruzaremos con cuidado al otro lado y seguiremos ascendiendo por el valle hasta confluir en una curva con un camino. En ese punto giraremos a la izquierda siguiendo la pista, unos cuantos metros más, para finalmente desviarnos y ascender directamente monte arriba, puesto que ahí mismo se encuentra nuestro destino final (Latitud:41º 15' 08" N, Longitud:3º 4' 51.5" W ). El regreso lo realizaremos siguiendo el mismo camino.




Piedra del Sombrero.


Manuel Andrés


P.D: Disfruta, respeta, no perturbes el entorno y llévate tu basura.

viernes, 8 de junio de 2018

Trillo y las Tetas de Viana

El nombre de la población de Trillo seguro que a cualquiera le suena asociado a la nuclear que se asentó junto a su población hace ya más de tres décadas. Pero en este sitio además de la nuclear y sus omnipresentes torres de refrigeración, podrás contemplar el río Tajo que divide en dos la población, las cascadas del río Cifuentes, el real balneario de Carlos III, la ciudad perdida de Villavieja o Capadocia y realizar varias rutas senderistas, siendo la más llamativa la que te llevará a coronar las conocidas como "Tetas de Viana".

Para llegar hasta Trillo, suponiendo que partamos de Madrid hay que tomar la autovía A2 en dirección Zaragoza hasta el km. 103, donde nos desviaremos tomando la N-204 en dirección Cifuentes. Una vez lleguemos a Cifuentes proseguiremos por la misma vía hasta llegar a la localidad de Gárgoles de Abajo, donde nada mas cruzar el pueblo a nuestra izquierda tomaremos la CM-2115 que nos conducirá hasta Trillo.




Saltos de agua del río Cifuentes

Justo nada más llegar a la población nos encontramos una rotonda, junto a una gasolinera  de la entrada que hace alusión al agua y a los elementos vivos que la habitan, los peces. Estos elementos definen la esencia de Trillo, desde tiempos inmemorables. 

Rotonda de entrada a la localidad de Trillo

Una vez en la rotonda tomaremos la segunda salida que se corresponde con la calle de la Vega, en cuyo lado derecho se encuentran los saltos de agua del río Cifuentes en su último tramo, antes de fundir sus aguas con las del Tajo. Estas cascadas son muy accesibles. Hay un circuito de sendas y escaleras que las bordea por ambos lados. En este último sentido son las de mejor y más sencillo acceso de toda la provincia. Por encima de los saltos superiores hay un par de mesas de merendero en un emplazamiento de los más idílicos para disfrutar de un picnic. Junto a estas se encuentra un edificio que es el actual museo de la energía y antiguo molino del siglo XII. También junto a la cascada inferior hay un restaurante con  terraza para aquellos que gusten de sentarse cómodamente a ser servidos y percibir a la vez el frescor del agua. Si el caudal de agua es el apropiado, la belleza de las mismas, unida al rumor del agua que se precipita te hipnotizarán un buen rato. Ni que decir tiene que un sitio tan accesible seguro que en fechas señaladas o fines de semana siempre encontraras gente, por lo que si quieres disfrutar más del lugar y puedes, visítalo entre semana.


Saltos superiores del río Cifuentes
Saltos inferior y medio del río Cifuentes
Salto inferior del río Cifuentes

Elementos destacados en la población de Trillo

En la plaza Mayor, nos encontramos con el Ayuntamiento y la Iglesia de la Asunción (mediados del siglo XVI). Se trata de una iglesia  de grandes dimensiones construida con piedra arenisca. Es de estilo renacentista y consta de una sola nave, en la que destaca su altar, con un espectacular retablo, que no es el original. Por desgracia este último sufríó el mismo destino que otros muchos en España, durante la guerra civil. El retablo actual procede de la parroquia de Santamera y data de mediados del siglo XVI. Éste es muy bello y colorido, con 19 pinturas sobre tabla con representaciones de la vida y Pasión de Jesucristo. La cubierta consta de un artesonado de madera decorado, de inspiración mudéjar.



Otro lugar de interés que ver en Trillo es el Rollo o Picota (siglo XVII), que sería erigido cuando la localidad adquirió el rango de Villa. Éste no está completo puesto que fue parcialmente destruido durante la guerra civil.


En la parte más baja se encuentra un puente que data de mediados del siglo XVI y que une las dos partes en que divide el Tajo a la población. Durante la guerra de la independencia el puente fue volado, por lo que el que contemplamos hoy en día es una reconstrucción posterior. Desde este puente podrás contemplar las bonitas aguas del Tajo de color verde y todavía parcialmente transparentes.

Desde esta localidad puedes realizar varias actividades de senderismo, siendo la más emblemática la que accede hasta las conocidas como "Tetas de Viana". 



Rutas de acceso a las "Tetas de Viana"


Vista de las "Tetas de Viana" desde el municipio de Viana de Mondejar

Las denominadas "Tetas de Viana" son dos cerros casi idénticos que se alzan junto a la localidad de Viana de Mondejar, de la que reciben parte del nombre, declaradas monumento natural en 2006 por la junta de comunidades de Castilla-La Mancha. Su cumbre está situada a 1145 metros de altura, pero su interés radica en la simetría y proximidad de ambos cerros, además del cuerpo rocoso calizo que los corona con paredes verticales. Al elevarse sobre la comarca circundante constituyen un mirador de primer orden sobre la zona.
Debido a su privilegiada posición las "Tetas de Viana" estuvieron ya habitadas en la edad del bronce (1800 años a. de C.), después por celtíberos, romanos y árabes. También se le presupone importancia estratégica durante la baja edad media por los restos encontrados en ellas. Incluso hay también lugar para la leyenda, ya que según dicen sobre el altiplano que corona las "Tetas de Viana" durante las noches de Plenilunio, los brujos de la Alcarria, se reúnen en aquelarre, emborrachándose con aguardiente y churú, robado en las bodegas de Morillejo y que allí permanecen, recitando conjuros, hasta que despunta el día... En el pasado reciente estos cerros no tuvieron prácticamente utilidad o aprovechamiento agrícola, de ahí que se acuñara esta frase: "Tetas de Viana... muchos las ven, pero pocos las maman". Esta percepción ha cambiado sustancialmente hoy en día con el auge del senderismo, constituyendo en este momento el punto de referencia turística más visitado de toda la comarca. El acceso más cercano es desde la localidad de Viana de Mondejar (2,5 Km.), situada a sus pies, pero también puede accederse desde Trillo (6,5 km.) haciendo un recorrido más largo. Puede hacerse todo el recorrido a pie o si se dispone de un vehículo todoterreno, es posible llegar hasta prácticamente la base del farallón rocoso occidental accediendo desde Viana de Mondejar, el único que permite acceder a su cumbre. 

Acceso a las Tetas de Viana desde Trillo
Esta ruta puede ser realizada tanto a pie como en bici en la mayor parte de su recorrido, excepto el último tramo que deberá acometerse a pie debido a su pendiente. El recorrido a pie tiene una duración aproximada de unas dos horas y es de una dificultad baja, excepción hecha del último tramo que tiene rampas muy empinadas.

Para llegar hasta ellas, hay que cruzar el puente sobre el Tajo y seguir recto por una empinada cuesta hasta encontrarnos con un primer cartel indicador etiquetado como "SENDERO LOCAL 1 - CAMINO DE VIANA". 

Un poco más adelante a la izquierda encontrarás la primera indicación para llegar hasta "las Tetas de Viana". Tómala y asciende por este primer tramo en forma de repecho. Nada más coronarlo tienes a tu izquierda unas vistas del río Tajo, Trillo y su balneario excepcionales.


Vistas del río Tajo, Trillo y su balneario desde la senda de acceso a las "Tetas".

Un poco más adelante la senda/pista desciende y en una curva a izquierda encontrarás una señal que te hace salirte de la pista por la derecha y coronar un pequeño cerro por una senda que más adelante vuelve a unirse a la pista. La otra alternativa es no tomar la senda y seguir todo el tiempo por la pista en cuyo caso en una curva a la derecha encontrarás otro mirador al valle excepcional. La distancia por uno u otro lado es prácticamente la misma. 


Vistas al valle desde la última curva a la derecha del recorrido.

Ahora caminamos por la pista hasta ascender un pequeño cerro e iniciar un leve descenso. Como a unos 150 metros a la izquierda del inicio del descenso se encuentra nuevamente otro desvío a la senda que nos conduce hasta nuestro destino. Yo te propongo que no lo tomes, iremos por otro camino y volveremos por ella a nuestro regreso, haciendo de esta forma la ruta circular en parte del recorrido. Sigue por lo tanto la pista hasta llegar a una edificación ganadera, donde girarás 90º a la izquierda y tomarás la pista que asciende. 


Vistas de las Tetas, desde el camino de acceso de Trillo

Proseguiremos ahora por la pista un largo trecho, sin abandonarla en ningún momento hasta que volvamos a confluir con la senda que se nos vuelve a incorporar por la izquierda un par de kilómetros más adelante. Por esta senda volveremos después a nuestro regreso. Desde este punto avanzaremos 300 metros más por el trayecto común hasta encontrar varios carteles indicadores juntos. Haremos caso al que nos indica "Tetas de Viana 1,4 KM.", es decir proseguimos por la derecha. 

A unos 80 metros más adelante  encontramos otra bifurcación, en la cual tomaremos el ramal de la derecha nuevamente. Por él proseguiremos 250 metros más hasta encontrar el último indicador que nos desvía por una senda que parte por nuestra izquierda y que serpentea ascendiendo por la ladera de la montaña.


Este último tramo es especialmente duro por lo empinado en algunos momentos del mismo, por lo que recomiendo llevar bastones de apoyo que aseguren nuestra estabilidad. Finalmente coronaremos justo entre las dos "Tetas". Este es el punto de confluencia también para los que acceden a las mismas desde la localidad de "Viana de Mondejar".



Punto de coronación entre las dos "Tetas"

El acceso hasta la "Teta" más occidental, la única accesible, se realiza bordeando el complejo rocoso, siguiendo la senda marcada hasta llegar a una abertura en la roca donde se han excavado precarios escalones en la misma. Una cadena asida a la pared nos ayudará a ganar estabilidad hasta llegar a una escalera metálica, posiblemente no apta para personas con vértigo, que nos permitirá encaramarnos a la cumbre.

Senda de acceso a la "Teta occidental"Escalera de acceso a la "Teta occidental"
Una vez en la cima disfrutaremos de unas vistas excepcionales en todos los puntos cardinales, pudiendo contemplar entre otros lugares numerosas poblaciones de la comarca como Viana de Mondejar y Trillo, las torres de refrigeración de la nuclear, el río Tajo, el cerro más oriental, etc. Hay que tener cuidado en la cima y mirar bien donde ponemos los pies, pues con el paso de los años y al ser un terreno calizo, se han ido formando numerosas pequeñas dolinas que podrían suponer un peligro si vamos descuidados, varias de ellas están señalizadas.
Si eres amante de las anécdotas, nuestro insigne literato, D. Camilo José Cela, tan "nota" él, quiso sobrevolar en globo las "Tetas" en su segundo viaje a la alcarria. El asunto casi acaba en tragedia pues acabó estampado contra los chopos del río, entre ramas y cordeles. D. Camilo manifestó después del suceso con amargura e ironía a partes iguales: "Las dos únicas tetas que se me han resistido".

Vista de la localidad de Viana de Mondejar y su vega desde la "Teta occidental"

Repertorio floral primaveral en la cúspide de la "Teta occidental"
Vista de la "Teta oriental" desde la más occidental en primavera


Vista de la "Teta oriental" desde la más occidental durante el estío
Proceso erosivo de desgajamiento en la "Teta occidental"


Balneario Carlos III

Las aguas termales, situadas en un valle en la margen izquierda del Tajo dos kilómetros aguas arriba del pueblo, eran ya conocidas en época romana y aprovechadas también después por los árabes. Ya en el siglo XVII la gente acudía a estas aguas, sin comodidad alguna para mejorar sus afecciones reumáticas, por sus propiedades medicinales. Para llegar hasta ellas hay que salir de la población en sentido contrario a las aguas del Tajo y cruzar una rotonda, que nos presenta un grupo de imágenes forjadas sobre hierro que rememoran a los gancheros que durante siglos bajaban por el río los troncos talados aguas arriba. Una pequeña parte de los mismos era extraido en Trillo para uso local, comarcal o regional, el resto proseguía hasta Aranjuez. 
Entre los visitantes famosos del Balneario de Trillo, se encuentra D. Gaspar Melchor de Jovellanos quién pasó un verano en el mismo que culminó con su recuperación. De las virtudes de sus aguas, le salió a Trillo un refrán que circuló de boca en boca: «Trillo todo lo cura, menos gálico y locura». Entre los entretenimientos que se practicaban en esa época, estaban: Tomar las aguas termales tanto interna como externamente, tomar chocolate, charlar, leer, representación de obras de teatro, juegos, música y bailes. 
El balneario actual es un complejo de 4 estrellas y más de 80 habitaciones. Es el heredero del Real balneario de Carlos III inaugurado en 1778 por dicho monarca en este mismo emplazamiento, cuyo busto preside la entrada al balneario. Su emplazamiento junto al río Tajo,  apartado del núcleo urbano de Trillo y casi oculto por un pequeño bosque, resulta bastante seductor. Se trata de un complejo de salud y de ocio bastante reciente que ha recogido el legado del pasado en tratamientos de hidroterapia y lo ha modernizado con las últimas tecnologías. Las habitaciones disponen de acceso directo al balneario. Está rodeado de jardines donde tomar el sol, relajarse e incluso pasear descalzo por un arroyo de agua termal con lecho de guijarros. el Balneario Carlos III presenta una oferta de ocio en contacto con la naturaleza, como el circuito de jogging, bicicletas de montaña, piragüismo, tiro, pesca, e incluso baños en las aguas del Tajo en verano. En fin un lugar muy tranquilo, donde poder relajarse y a la vez disponer de actividades de ocio variadas en contacto con la naturaleza.

Balneario Carlos III actualmente.

Camping el Colvillo
Además del balneario, en Trillo también hay un complejo de camping y bungalós, conocido como el Colvillo, que se ubica entre el pueblo y el balneario. De hecho es posible cruzar el rio Tajo desde el complejo del Colvillo hasta el balneario mediante un puente, a pie. Este complejo dispone de una veintena de bungalós y de 86 parcelas de entre 90 y 120 m2 para caravanas y auto caravanas con tomas de agua y luz a pie de parcela. Las calles del complejo están completamente adoquinadas, resultando muy acogedor un paseo por el complejo. El lugar también dispone de un enorme edificio de cafetería y varios baños.

Camping "El Colvillo"

Camping "El Colvillo"

Ciudad perdida de Villavieja o Capadocia
Por último, si eres amante de la arqueología, frente al balneario aguas abajo se encuentra la ciudad perdida Celtíbera de Villavieja, también llamada de Capadocia, erigida sobre un cerro rojizo, dominante del entorno. La parte alta del mismo sería la zona residencial o acrópolis y la parte baja o necrópolis, el lugar de enterramiento de los muertos. La ciudad debió tener una muralla modesta y todavía hoy se percibe el trazado de sus calles. Esta ciudad según estudios realizados podría ser la citada como Bursada en época romana. No obstante apenas se han llevado a cabo excavaciones en el lugar que aclaren las numerosas incógnitas que hay sobre este asentamiento. 

Manuel Andrés

Para saber más:

P.D: Disfruta, respeta, no perturbes el entorno y llévate tu basura.