jueves, 19 de mayo de 2016

Casa de Piedra de Alcolea del Pinar

La casa de piedra, de Alcolea del Pinar constituye uno de los lugares más peculiares y fascinantes que podrás visitar en España, un monumento al ingenio, la paciencia y al trabajo duro. Representa una muestra de lo que una persona (Lino Bueno Utrilla) pudo lograr con perseverancia para superar su necesidad y la de su familia. Se encuentra a 20 Km. de Sigüenza, a unos 78 km. de Guadalajara-capital y a unos 130 de Madrid. Está considerada la mayor edificación cavada en roca viva por una única persona, reconocida como tal en los Record Guiness.


Casa de piedra


El acceso a Alcolea del Pinar puede realizarse directamente desde la autovía A2 o también viniendo desde Sigüenza. por la carretera CM-110. Una vez en el núcleo urbano, desde la calle principal que atraviesa la localidad, encontraremos carteles indicativos con indicaciones para llegar hasta "la casa de piedra".






Lino Bueno Utrilla
La historia de la Casa de Piedra es realmente curiosa. En 1907 el vecino de la localidad, Lino Bueno, que trabajaba construyendo acequias, en obras públicas o hasta de pastor, de 55 años de edad, acude al ayuntamiento para solicitar la titularidad del peñasco. Su finalidad era construir dentro del mismo una vivienda para él y su familia, puesto que sus ingresos no le permitían la adquisición de inmueble alguno. El alcalde accedió a sus pretensiones, pensando que nunca lograría tal objetivo y que habría perdido la cordura. Al cabo de 7 años, Lino había completado su primera estancia multifuncional dentro de la roca maciza. El único tiempo que podía emplear en socavar la roca era después de completar su jornada laboral o de noche, lo que todavía le haría más dura, si cabe, la tarea de picar en ella.



Portal de acceso


Salón



pico
La roca del peñasco es una mezcla de arenisca y granito, como puede apreciarse en la foto del salón. La primera es blanda, pero la segunda es muy dura. Por esta razón, decidió usar dinamita, lo que provocó que la roca se agrietara, hecho que motivó el abandono de esta técnica de vaciado y volver a retomar su pico. De estos últimos desgasto varios, a lo largo de los años de construcción de su vivienda, puesto que la adversidad anterior no aminoró su ánimo, ni su empeño. 












Las siguientes estancias que creó dentro de la planta baja fueron la cocina con una alacena excavada en la roca y frente a ella el fregadero y la chimenea. Esta última se perforó de abajo a arriba en la roca y según testimonio de sus descendientes, fue lo más duro y complejo de todo lo que ejecutó en el interior. Utilizó para ello una larga y pesada barra de hierro con la que fue excavando la roca, mientras los restos que perforaba le caían encima suyo.

Puerta de acceso desde el portal al resto de estancias

Cocina con alacena
Chimenea
Fregadero
Cruzando la cocina y tras descender unos escalones nos encontramos la cuadra, con acceso directo al exterior, para que los animales no tuvieran que atravesar la vivienda, para llegar hasta ella.


Cuadra - Albarda caballería
Cuadra
























Al agotarse el espacio en la planta inferior, Lino decide crear una segunda planta en la roca, puesto que ésta tiene dimensiones que así se lo permiten. Enfrente de la cuadra, al lado de la cocina empiezan los escalones tallados en la roca que nos conducen hasta la habitación del segundo nivel. Recuerdo que la primera vez que visité la casa de piedra todavía vivían dos de sus hijas, ya ancianas y que me comentaron que todavía utilizaban esta estancia en verano para dormir porque se estaba muy fresquito. La casa mantiene una temperatura estable todo el año de 15-16 grados, con una baja porosidad, que la haría inhabitable por humedad y ha estado habitada hasta 1990. Como curiosidad mientras Lino y su esposa habitaron en ella la casa no dispuso de luz eléctrica, ésta fue introducida durante la guerra civil española por el ejército italiano, que la usó como polvorín.

Dormitorio principal, en el 2º piso
Inicio escaleras tercer nivel






A la derecha de donde finaliza el tramo escalonado que da acceso a la habitación principal, Lino, ya anciano,  intentó empezar las escaleras para crear un tercer nivel en la vivienda con una segunda habitación. La muerte, casi le alcanza al pie de la obra que marcó su existencia y su legado, falleció al día siguiente de estar picando en ellas. En total empleó 22 años para crear las distintas estancias de la casa.








Tras más de 2 décadas trabajando en la creación de su vivienda, el ayuntamiento incumple su promesa de otorgarle la propiedad de la misma, pero la obra que ejecutó alcanzó notoriedad en su época. El hecho en sí llegó a oídos del Gobierno de la época (dictadura de Primo de Rivera) hasta el punto de que El Rey Alfonso XIII, su esposa Victoria Eugenia, el General Primo de Rivera y otros altos mandatarios visitaron la casa el 5 de junio de 1928. Este gobierno concedió en 1929 la medalla al mérito en el trabajo, en su modalidad de Bronce, a Lino Bueno, condecoración que éste luce con orgullo en su chaleco junto a su esposa, en la puerta de su vivienda en una de las fotografías. El galardón llevaba asociado una dotación económica, que al parecer nunca llegó a su destinatario y seguro que acabaría en manos menos necesitadas. Hay que tener en cuenta que Lino no sabía leer, ni escribir, por lo que resultaría fácil ocultarle su premio. De todas formas, gracias a la popularidad que alcanzó, las visitas de los ciudadanos que paraban se incrementaron y con ellas las propinas, con lo que Lino y su familia pudieron vivir en una situación económica más acomodada. Posteriormente los reyes de España D. Juan Carlos I y Dª Sofía también visitaron la casa el 20 de abril de 1978. De ambas visitas reales hay dos placas conmemorativas colocadas en la fachada.
Placas conmemorativas de las visitas reales
Diploma concesión del mérito al trabajo

En el patio anexo a la vivienda, que da acceso independiente a la cuadra, hay una gran mesa circular tallada en piedra. Lino Bueno dejó expresado su deseo póstumo que en dicha mesa se depositara su féretro en el día de su muerte, a la espera de que el párroco acudiera a oficiar una última oración, para ya desde ahí dirigirse hacia el cementerio. Hecho luctuoso que tuvo lugar en 1935, a los 87 años de edad.

La visita a la casa de piedra puede realizarse en un amplio horario, siendo la entrada gratuita. Sólo se acepta la voluntad del visitante para el mantenimiento de la vivienda y la disponibilidad de su dueños. La vivienda no recibe subvenciones, ni apoyo de institución alguna. Hoy en día son los familiares de Lino Bueno (en mi caso un nieto) los que la muestran y nos hacen de guías, lo cual hace, que sintamos más de cerca la historia de esta fascinante casa.

Si deseas completar tu visita con algún lugar cercano de interés, te recomiendo que accedas a la localidad de Sauca, para visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Fue construida a finales del siglo XII o principios del XIII y lo más interesante de la misma es su pórtico románico, que se extiende por los lados oeste y sur. También cercana, está la población de Barbatona, lugar donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Salud. Su historia es la siguiente:

Se cuenta que en el siglo XI, la Virgen se le presentó entre las ramas de un pino a un pastor, esta leyenda se comenzó a extender y con el pasar del tiempo su poder milagroso hizo que se le otorgará el título de "Nuestra Señora de la Salud". En el siglo XII se levantó una ermita en su honor para atender la llegada de peregrinos y un siglo más tarde se le construyó un santuario. El edificio actual es del siglo XVIII. Es el santuario de mayor tradición Mariana de la provincia, al pie del cual se celebran dos grandes romerías con sus consiguientes peregrinaciones, en los meses de Septiembre y Mayo.

Manuel Andrés


Para saber más:
Sauca - Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción
Santuario Nuestra Señora de la Salud - imágenes

P.D: Disfruta, respeta, no perturbes el entorno y llévate tu basura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario