jueves, 16 de junio de 2016

Parque natural del barranco del río dulce

El recorrido por el parque natural (declarado en el año 2003) es apto para todos los públicos, prácticamente llano, excepto en el entorno de Pelegrina, seguro de que te dejará un buen recuerdo. Esta especialmente indicado para senderismo o ciclismo y resulta muy interesante para los que lo puedan realizar a caballo, por la perspectiva que tendrían sobre el río. El curso del dulce es el antiguo camino de acceso a Sigüenza, que atravesaba por este valle, antes de existir la modernidad de nuestras carreteras. Durante el recorrido por el parque podrás contemplar hermosos parajes y fauna. Seguro que te encantarán los espectaculares cañones creados por el curso del río Dulce en el área de Aragosa y Pelegrina, así como, la variada vegetación de bosque mediterraneo y de ribera. Si eres buen observador, tanto en las zonas rocosas, como en las riberas del río, podrás encontrar abundantes aves. El recorrido completo (ida y vuelta) es de algo menos de 26 km.

Empezaremos nuestro recorrido por el parque, junto a la localidad de Mandayona, donde se encuentra uno de los dos centros de interpretación del parque, abierto durante los meses de agosto y septiembre en horario comercial (entrada 2 €). Para llegar hasta aquí, viniendo desde Madrid, hay que coger la A-2 hasta el km. 104, donde tomaremos el desvío en dirección a Sigüenza (CM-1101), 




Cuando lleguemos al cruce con la carretera de Mandayona, seguiremos en dirección a Sigüenza, después de una curva a la derecha, a unos 200 metros, cuando veamos el primer chalet a nuestra izquierda, justo antes veremos una pequeña entrada de camino. Ahí aparcaremos y nos dirigiremos hacia el río hasta una edificación en ruinas, que podremos ver a lo lejos. Junto a ella se encuentra una de las cascadas más espectaculares del río dulce.


Cascada río dulce cerca de Mandayona

Cascada río dulce cerca de Mandayona

Mandayona - río dulce

Aragosa

A continuación reemprenderemos la marcha en dirección hacia Sigüenza. A 1km. a la derecha, tras una curva tenemos el desvío a Aragosa, que tomaremos. El vehículo hay que aparcarlo a la entrada del pueblo, a la izquierda, puesto que no se permite acceder más allá si no se es residente o se está autorizado por el parque. Justo enfrente del aparcamiento, encontrarás un camino que te conduce en unos pocos metros hasta la fuente y el lavadero a tu derecha. Un poco más adelante, tras cruzar el río dulce encontrarás un excepcional merendero y si el caudal es el apropiado, unas cascadas espectaculares y un agua cristalina 100%. Todo el espacio está ocupado por frondosos árboles: nogales, cerezos, álamos, etc., dotando al lugar en el estío de una sombra permanente. En el otoño, la variedad de colores de este espacio también llenará tus sentidos. Como habrás comprobado ya, el pueblo de Aragosa se encuentra emplazado en un valle, rodeado por ambos lados de farallones calizos, sólo aptos para especies aladas, confiriendo al emplazamiento, singular belleza. Si tienes prismáticos no te los olvides en casa, en esta ruta les sacarás mucho partido. Si lo precisas, al final de la calle principal hay un bar. El conjunto urbano no tiene nada que merezca la pena visitar, con construcciones desiguales sin homogeneidad, ni restauraciones que merezca la pena significar. La belleza del pueblo está en su entorno, como podrás atestiguar en las fotos siguientes:


Aragosa - Fuente y lavadero

Aragosa - cascada río dulce

Aragosa - cascada río dulce

Aragosa - farallones entorno a la localidad
Ahora abandonamos Aragosa y proseguiremos valle arriba, por el camino que transcurre al lado del río. Desde Aquí hasta el siguiente pueblo (La Cabrera) tenemos 7 km. Durante casi todo el recorrido el camino va pegado al río, pero en algunos tramos se separa de este ligeramente. Este primer tramo que recorremos es una zona abierta repleta de álamos y zonas de cultivo. En un tramo del camino, a la izquierda de éste, podrás observar la pequeña canalización de agua extraída del río más adelante, para poder regar los cultivos a tiro. El otoño es el mejor momento para disfrutar de esta parte del recorrido y en general del parque.

Parque natural del barranco del río dulce

Parque natural del barranco del río dulce
Parque natural del barranco del río dulce

Un poco más adelante el camino vuelve a confluir con el río que corta dos altos farallones calizos. En este punto es frecuente divisar en lo alto de los roquedales buitres leonados, halcones peregrinos o el martín pescador, entre otras especies.
Parque natural del barranco del río dulce
Parque natural del barranco del río dulce

Después del estrechamiento, hay un túnel formado por la vegetación, debido a que los álamos entrelazan sus ramas entre sí. A partir de aquí el valle se estrecha, ofreciéndonos en todo momento una representación de bosque mediterráneo y de ribera. Más adelante aparece lo que aparenta ser un poblado deshabitado. Se trata de la antigua Fábrica de papel de los Heros. 


Fábrica de papel de los Heros



Fábrica de papel de los Heros - ermita

Fue la primera fábrica de papel-moneda utilizada en España, contratada por el Banco de España en 1868 para fabricar el papel de los billetes de 100 escudos. Además de la fábrica y otros edificios anexos hay también una pequeña ermita dedicada a San Rafael, patrón de los papeleros. La fábrica estuvo funcionando hasta la década de 1960. El conjunto fabril delimita una zona privada al otro lado del río y el acceso no está permitido. Seguiremos nuestro camino dejando a la izquierda las antiguas casas de los guardas, casi ocultadas por la vegetación y un poco más adelante un antiguo frontón. El siguiente punto de interés lo encontraremos a 1,5 km de La Cabrera. Se trata de distintos elementos interpretativos del parque adaptados para invidentes. Nuestro siguiente punto de interés es el núcleo urbano de La Cabrera.

La Cabrera

La Cabrera
Es un pequeño pueblo emplazado en el valle del río dulce. Desde la carretera de acceso a Sigüenza ofrece sus mejores vistas, llamando siempre la atención de los automovilistas. La iglesia es románica, pero el pueblo en sí no destaca por ninguna cualidad en su arquitectura. Siempre agradable a la vista resultan algunas construcciones modernas de piedra, pero poco más. El entorno del puente y la ribera del río hace años formaban un conjunto de postal, pero la intervención en él para arrancar los árboles destruyó gran parte del encanto. Pasado el puente a la derecha se encuentra una piscifactoría. En este pueblo no hay bar ni comercio alguno, pero desde hace algunos años junto al puente se instaló una máquina expendedora de bebidas, que a buen seguro aliviará a los más despistados. Desde el puente podrás observar que el río recibe un pequeño afluente que brota a nos más de 150 metros y que en el pasado debió mover las ruedas del molino que se asienta a sus pies. Verás esto último cuando cruces el campo de fútbol, ascendiendo valle arriba.

Río dulce - hojas flotando en el agua
Nos dirigiremos ahora siguiendo el valle hasta Pelegrina, distante 4km.. A unos 150 metros verás un vado  de vehículos que cruza el río, que descartaremos siguiendo por el margen derecho. Justo encima podrás ver en la roca una gran oquedad. A unos 100 metros más adelante hay un puente de madera que cruza el río. A los que vayan en bici les recomiendo cruzarlo y ascender por la margen izquierda. Los que estén realizando el recorrido a pie también pueden hacerlo por la margen derecha, pero si la zona está cultivada y la mies es alta puede que obstaculice su marcha. La pista por la margen izquierda también se encuentra degradada más adelante por roderas, que al estar ocultas por la vegetación pueden provocar alguna caída, como ya me ha ocurrido a mí. Vayamos por donde vayamos veremos que el valle se ensancha abriendo paso a una vega de cultivo, con bosque mediterráneo en las laderas del valle. Al fondo atisbamos casi en todo momento la localidad de Pelegrina, con su castillo roquero.


Pelegrina

Las vistas de Pelegrina son sugerentes desde cualquier emplazamiento, también desde el valle por el que arribamos. La población se asienta en lo alto de un cerro rodeada por completo por la hoz del río dulce. Para los que vayan en bici, el repecho que asciende a la localidad hará descender de la misma a más de uno, debido a su dureza, a pie resultará mucho más llevadero. En lo más alto de la localidad se mantienen en pie todavía los altos muros del castillo, en ruinas, donde los obispos de Sigüenza, gustaban de pasar el estío.


Pelegrina
Pelegrina

Pelegrina - castillo


Pelegrina - castillo
Pelegrina - castillo

El caserío de Pelegrina es el más interesante de los tres pueblos integrados en el parque. Sus calles son estrechas e irregulares, como corresponde a un poblado medieval. Las vistas desde el castillo, de la población, de las hoces del río y del entorno son excepcionales. La iglesia del siglo XII, con una bella portada románica también es otro punto de interés en la población. También en ella se encuentra uno de los centros de interpretación del parque, abierto durante los meses de octubre y noviembre en horario comercial (entrada 2 €). A la entrada del pueblo hay un restaurante, donde aquellos que lo precisen pueden reponer fuerzas.

Pelegrina - detalle urbano
Pelegrina - portada románica de la iglesia 





















La mayor parte de las rutas de senderismo que hablan sobre el parque, se centran en esta parte del recorrido, las denominadas "hoces del dulce". Es la zona más selvática y bella de todo el parque. Durante los años 70 fue una zona vallada e inaccesible, al ser elegida por el gran naturalista Félix Rodríguez de la fuente para el rodaje de varios de los episodios de la serie "El hombre y la tierra". En estos parajes se rodaron escenas míticas, como la del águila que hacía despeñarse a un carnero y sobre todo los lobos corriendo en manada y persiguiendo a sus presas que intentaban defenderse introduciéndose en las aguas del río. También las escenas de la persecución implacable de los aldeanos sobre la guarida de los lobeznos, de imborrable recuerdo todas ellas para los que ya peinamos canas. En una caseta que encontrarás adosada a la roca guardaban todo el material de filmación y junto al río tenían montadas sus tiendas de campaña, donde planificaban los guiones y las escenas de sus capítulos.

Desde la entrada del pueblo, a la izquierda, junto a una fuente y cortado por una cadena, comienza el camino que desciende hasta el valle y que nos permite recorrer el último tramo del parque. Lo haremos acompañados de álamos, cerezos y nogales, junto a altos roquedales.


Incio de la ruta por la hoz de Pelegrina


Ruta por la hoz de Pelegrina

Cuando veamos una bifurcación a la derecha, 0.8km. aproximadamente desde el pueblo, que cruza el río mediante un puente, la tomaremos y nos mantendremos por la senda paralelos al río por su margen derecha. Nos mantendremos siempre por el fondo del valle hasta encontrar un afluente del río, descartando un sendero que aparecerá a nuestra derecha (GR-10). En este punto giraremos a la derecha y comenzaremos a ascender siguiendo una pequeña senda que culebrea por la ladera hacia la cascada del gollorio. Si has accedido con tu bici, tendrás que dejarla al pie del barranco del gollorrio. Se trata de una cascada muy estacional, que sólo tendrá agua si ha llovido de manera regular. El mejor momento para su contemplación suele ser la primavera. 


Cascada del Gollorio

Para aquellos que quieran un poco más de aventura, en lugar de acceder por la margen derecha del río, que accedan por la izquierda. Al final hay que cruzar el río pisando por encima de las piedras. Si llevamos bastones de apoyo nos resultará más fácil cruzar. La senda por esta vía tiene más arriba, un pequeño tramo excavado en la pared, probablemente no apto para personas con vértigo. Para garantizar nuestra seguridad en la roca hay asida una cadena, en la que nos podremos sujetar en todo momento. Quienes hayan accedido por la margen izquierda, pueden cruzar, junto a la cascada, el arroyo del Gollorío y retornar por la margen derecha del río dulce hasta el puente. Desde la parte final del recorrido, a tu izquierda o frente al barranco del Gollorío podrás atisbar en la parte más alta, la presencia de un mirador. Se trata del excepcional mirador construido al borde de la carretera que va desde Sigüenza a la N-II, cerca de Torresaviñan, dedicado a Félix Rodríguez de la fuente y que está totalmente adaptado para personas con minusvalía. Desde él están tomadas las siguientes bellas instantáneas.

Cascada del Gollorio, desde el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente

Cascada del Gollorio, desde el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente

Hoces del río dulce, desde el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente

Hoces del río dulce, desde el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente
Otro recorrido posible a realizar partiendo de Pelegrina, es descender por una senda que se dirige hacia el río en dirección sur, cruzarlo y ascender por otro sendero que se dirige a las tainas de pastores, que se asientan a poco de allanar, en la alta paramera. Una vez arriba, serpentearemos por una minúscula senda, a nuestra izquierda, que sigue los contornos de las laderas de las montañas. Desde esa posición tendrás unas vistas excepcionales de Pelegrina y su castillo, además del valle. Siguiendo esa pista confluiremos con uno de los senderos (GR-10) que desciende buscando la confluencia con la ruta del Cid, por el podremos transitar hasta el valle cómodamente en la zona del puente referido anteriormente. Otra alternativa es no descender por el sendero GR-10 y seguir hasta la cabecera de la cascada del Gollorío, que ahora contemplarás desde arriba. Si has llegado hasta aquí y te ves con la agilidad necesaria, a un centenar de metros a tu izquierda, mirando al valle, hay montadas unas cadenas que te permitirán descender por una roca en rampa, hasta encontrarte con la cascada.


Manuel Andrés


Para saber más:

Descargar guía de viaje del barranco del río dulce

P.D: Disfruta, respeta, no perturbes el entorno y llévate tu basura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario